SALUD MENTAL Y ESTIGMA

Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

SALUD MENTAL Y ESTIGMA

Fecha:

octubre 13

Hora:

08:00 - 17:00

Descripción del Evento

Un estigma sucede cuando alguien te ve de manera negativa por alguna característica distintiva o por un rasgo personal que se considera, o de verdad es, una desventaja (un estereotipo negativo). Lamentablemente, las creencias y las actitudes negativas hacia las personas que tienen alguna afección de la salud mental son frecuentes.

El estigma puede dar lugar a la discriminación. La discriminación puede ser evidente y directa, por ejemplo, si alguien hace un comentario negativo sobre la enfermedad mental o sobre el tratamiento. O también puede ser no intencional o sutil, como cuando alguien te evita porque asume que podrías ser inestable, violento o peligroso a causa de tu enfermedad mental. Es posible que hasta te juzgues a ti mismo.

Algunos de los efectos nocivos del estigma comprenden:

  • Resistencia a buscar ayuda o tratamiento
  • Falta de comprensión por parte de familiares, amigos, compañeros de trabajo u otras personas
  • Menos oportunidades laborales, o para participar en actividades escolares o sociales, o problemas para encontrar una vivienda
  • Hostigamiento, violencia física o acoso
  • Un seguro médico que no cubre adecuadamente el tratamiento de la enfermedad mental
  • La creencia de que nunca superarás ciertos desafíos o de que tu situación no mejorará

Mucha gente cree que las personas con trastornos de salud mental son violentas y peligrosas, cuando en realidad corren más riesgo de ser atacadas o de hacerse daño a sí mismas que de hacer daño a otras personas, según indica la fundación.

¿Cómo evitar el estigma?

El lenguaje importa

Es importante evitar usar palabras que puedan contribuir a fomentar estereotipos negativos. Una persona que vive con un trastorno de salud mental es mucho más que su experiencia o su diagnóstico. De la misma manera que las personas no pueden describirse a sí mismas con una sola palabra, es fundamental evitar el uso del lenguaje diagnóstico cuando se habla de alguien.

Habla de la experiencia, no de los síntomas

Es posible que en algún momento de nuestra vida experimentemos angustia, debido a determinadas circunstancias. Las experiencias de angustia mental pueden variar mucho de una persona a otra.

Cuando hablamos sobre la salud mental de alguien, es mejor hablar sobre lo que esa persona está experimentando, en lugar de utilizar términos psiquiátricos. Términos como “enfermedades” o “trastornos” pueden ser útiles para algunas personas a la hora de buscar ayuda y/o apoyo, pero también pueden obstaculizar nuestra comprensión de la angustia como un amplio espectro de experiencias y sentimientos.